Paciente drogodependiente. Cobertura de internación por la prepaga. Procedencia.


Buenos Aires,         de noviembre de 2011.


 


                   Y Vistos: Para dictar sentencia en este expediente caratulado “O., G. I. c/ PLAN MEDICO HOSPITAL ALEMAN s/ PROCESO DE CONOCIMIENTO”, de cuyo estudio,


 


RESULTA: 1) Que a fs. 53/67 se presenta Graciela Inés Oullian en representación de su hijo Marcos Czapski promoviendo la presente acción contra Plan Médico Hospital Alemán por medio de la cual reclama que dicha entidad le otorgue la cobertura integral del 100% del tratamiento de internación de su hijo, hospital de día, por la drogodependencia que padece, como así también el reintegro de la suma de $12000 por gastos de internación, con más sus intereses. Pide costas.


 


Hace referencia a los motivos que han llevado a dar inicio a la presente acción, manifestando que Marcos consume desde los quince años alcohol y diferentes tipos de drogas como pastillas, marihuana, pasta base y cocaína.


 


Indica que en el año 2003 comenzó terapia psicológica, habiendo logrado pequeños períodos de abstinencia.


 


Dice que estando alcoholizado protagonizó hechos violentos y de autoflagelación. Que con fecha 16 de julio de 2008 fue encontrado por personal policial lastimado e inconciente, al punto de no dejar que los agentes lo ayudaran, por lo que se abrió una causa en su contra por resistencia a la autoridad.   


 


Explica que al enterarse de la detención, se comunico con el Dr. Harry Campos Cervera -médico amigo de la familia- quien indicó la internación en la Clínica Flores, a la que ingresó en igual fecha.


 


Apunta que fue medicado con Paraxetina, Quetapirina y risperidona, entre otros ansiolíticos y antidepresivos.


 


Que a raíz de aquella detención, se iniciaron los autos caratulados “CZAPSKI, Marcos S/ art. 482 C. Civil” que tramitó por ante el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil N° 87, en el que se resolvió con fecha 13 de agosto de 2008 mantener la internación de Marcos en la Clínica Flores. 


 


Cuenta, que fue dado de alta el día 19 de agosto de 2008 y que instalado en su hogar, empezó a trabajar en la fábrica de un amigo de la familia, concurriendo tres veces por semana a consulta psiquiátrica y todos los días a las reuniones de Narcóticos Anónimos. A pesar de sus esfuerzos sufrió varias recaídas y cada vez más seguidas, por lo que se decidió su nueva internación.


 


Asimismo manifiesta que en la actualidad se encuentra internado desde el 29 de septiembre de 2008 en la Institución que posee la Fundación “Identidad”. Hace referencia al costo mensual de internación y explica como se continúa el tratamiento.


 


Que el 7 de noviembre de 2008 sufrió una recaída al escaparse de la internación, por un lapso de ocho horas, realizando la denuncia de su fuga el Dr. Matías Klein en la Comisaría segunda de José C. Paz. Es por ello y ante la insistencia de los profesionales que tratan a su hijo, inició una inhabilitación en los términos del articulo 152 bis del Código Civil, la cual tramita por ante el mismo juzgado que ordenó su anterior internación.


 


Indica que con fecha 31de octubre de 2008 remitió una nota a la demandada mediante la cual le solicitó el reintegro de los gastos generados por la internación de su hijo. Dice que dicho pedido derivó en una reunión, en la cual le propusieron reintegrar la suma de $ 800, la que estima exigua, ya que el costo mensual de internación es de $ 4000.


 


Por ello remitió CD N° 4010802101 de fecha 20 de noviembre de 2008, la que le fuera contestada recién el 1 de diciembre de 2008, rechazando su reclamo.   


 


Funda en derecho su petición.


 


Ofrece prueba y solicita medida cautelar.


 


2) A fs. 69/69 vta, adhiere a la presente demanda el Sr. Marcos Czapski.


 


3) A fs. 73/73 vlta, se hace lugar a la medida precautoria solicitada. En consecuencia, se ordena a Plan Médico que dentro de los dos días de notificado, cubra el costo en un 100%,  del tratamiento que requiera  el Sr. Czapski en orden a su cuadro clínico y de adicción.   


 


4) Notificado el traslado de la demanda, a fs. 201/204 se presenta la accionada.


 


Opone excepción de falta de legitimación activa y pide el rechazo de la acción deducida, con costas a cargo de la actora.


 


En cumplimiento de la carga que le impone el art. 356, inc. 1) del Código Procesal, concreta las negativas que transcribe en el punto III de fs. 201 vta.


 


Sostiene que no corresponde brindar la cobertura solicitada, por cuanto ello no se encuentra previsto en el Programa Médico Obligatorio. A su vez, refiere que su representada no es una Obra Social y que no recibe reintegros del fondo solidario de redistribución, por lo que no se encuentra alcanzada por la Ley 23661.


 


Hace reserva del caso federal.


 


5) Abierto el juicio a prueba -ver auto de fs. 214-, se produce la agregada al expediente.


 


Por último, mediante providencia de fecha       de octubre, se llama autos para sentencia. Y,


 


         CONSIDERANDO: 1) Como señalé en los resultandos de este pronunciamiento, la demandada opuso al progreso de la acción incoada en su contra la excepción de falta de legitimación activa.


 


         Habida cuenta ello y las consecuencias que su eventual admisión proyecta en la suerte del litigio, la cuestión debe ser abordada, según mi criterio, en primer término dentro del tema a considerar y resolver. Por ello, iniciaré este pronunciamiento tratandola excepción interpuesta.


 


                   La demandada manifiesta que es el Sr. Czapski quién se encuentra legitimado para iniciar y continuar con las presentes actuaciones.


 


          Sostiene que la Sra. Oullian  no invoca representación válida alguna para peticionar en nombre de su hijo; apunta que ello surge, de forma manifiesta, del solo cotejo de la partida de nacimiento agregada a fs. 1.  


 


          A su turno, la parte actora indica que al momento de dar inicio a la presente demanda, el Sr. Czapski se encontraba internado, en pleno tratamiento de recuperación e imposibilitado de salir al exterior y de realizar los reclamos pertinentes.


 


                   Afirma que el reintegro de las sumas que aquí reclama -costo del tratamiento- fue solventado de su peculio, por lo que se considera con legitimación para demandar.  


 


                   Como punto de partida, cabe destacar, que a fs. 69 el Sr. Czapski ratificó y adhirió -en todos sus términos- a la acción iniciada en representación suya. Que dicho acto procesal fue realizado con anterioridad al traslado de la demanda, razón por la cual -entiendo- sanea la falta de representación al inicio de la Sra. Oullian.


 


                   Por otro lado y cumpliendo con la intimación de fs. 311, el coactor  Sr. Marcos Czapski compareció a Secretaria con el fin de ratificar la demanda que impulsara su madre (ver acta de fs. 316).


 


                   Interesa precisar que la excepción de falta de personería en el representante (art. 347 inc. 2, Cód. Procesal) es el medio apto para denunciar la carencia o insuficiente de los poderes de los litigantes para representar a las personas en cuyo nombre éstos pretenden litigar. Se distingue de la falta de legitimación para obrar y de la “sine actione agit”, en que éstas tienden a revelar que el actor o el demandado no son las personas habilitadas por la ley para asumir tales calidades, con referencia a la concreta materia sobre la que versa el proceso, en orden a la relación jurídica sustancial (conf. C. Nac. Civ., Sala C, 9/11/1989, Consorcio de Propietarios Medrano 1701/17 v. Fernández, Elsa B., Lexis N° 2/17702.


 


           Por lo demás, en los casos en que se omite acreditar la personería que se invoca o se la acredite insuficientemente, ello constituye una inobservancia de una exigencia formal cuyo incumplimiento no puede ocasionar la devolución del escrito, ni por ende la caducidad del derecho que se ha pretendido ejercitar con esa deficiencia, debiendo intimarse la presentación de los documentos pertinentes dentro de un plazo prudencial que debe ser fijado por el juez de consumo con  lo previsto en el art. 354, inc. 4, CPCCN. (conf. Sala II, causas 7514/91 del 25/6/1998 y 4783/97 del 28/12/1999 y sus citas, entre otras). Se trata, en definitiva, de un vicio eminentemente subsanable (conf. Sala I, causa 8995/00 del 7/11/2000; Sala II, 5/02/2008, Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico v. Municipalidad de 25 de Mayo, xis N° 70045352).                                                                             


 


            En consecuencia, corresponde desestimar la defensa interpuesta.


 


          2) Ahora bien, corresponde analizar la suerte del presente reclamo contra Plan Médico Hospital Alemán, en un todo de acuerdo a los términos en los que esta litis queda trabada.


 


De acuerdo a ellos, de los cuales no puedo apartarme, ya que de así hacerlo caería en incongruencia (conf. arts. 34, inc. 4), y 163, inc. 6) del Código Procesal), no se encuentra discutido que el Sr. Marcos Czapski es afiliado de la prepaga demandada (ver documentación de fs. 3, 4, 5 que no fuera negada por la accionada); ni que padece de drogodependencia, ello, de conformidad con la prueba producida en autos (ver historia clínica de fs. 230/244 y 251/288).


 


3) Que el planteo efectuado por la demandada al momento de contestar la demanda cabe ser rechazado. Ello así, en el entendimiento de que la accionada no puede posicionarse en una situación jurídica privilegiada respecto de las restantes entidades de medicina prepaga y de las obras sociales, por lo cual, a falta de una norma jurídica que en forma expresa la exima de cumplir con la cobertura demandada, debe sin mas efectuar todas las gestiones necesarias para hacerla efectiva.


 


Así las cosas y a pesar de no hallarse expresamente incluida en el régimen establecido por las Leyes 23.660 y 23.661,Plan Médico Hospital Alemán igualmente se haya compelido a cumplir aquellos requisitos que la ley impone a las obras sociales que integran el sistema de salud. Puesto que dichos estándares mínimos son obligatorios para todos aquellos entes que tienen a su cargo la prestación de servicios relacionados con la salud. Una interpretación contraria, resultaría violatoria del espíritu que animó el dictado de la ley 26.682.


 


 4) Ahora bien, en relación a lo manifestado respecto del Programa Médico Obligatorio (PMO), cabe recordar que éste fue concebido como un régimen mínimo de prestaciones que las obras sociales y las empresas de medicina prepaga deben garantizar; empero, no resulta admisible una interpretación que establezca límites a la cobertura respecto a ciertas prestaciones. Por ende, esa limitación de la cobertura debe ser entendida como un “piso prestacional”, por lo que no puede, como principio, derivar en una afectación del derecho a la vida y a la salud de jerarquía constitucional (cfr. CNCCFed., Sala de feria, causa 8.780/06 del 26.07.07).


 


Por lo tanto, en este contexto no tengo dudas de que la  demanda de autos, debe ser acogida favorablemente, en cuanto a la obligación de la accionada de cubrir el 100% de la prestación requerida, la que deberá ser satisfecha mediante prestadores propios o contratados por la demandada, y para el caso de no contar con un centro especializado en la cartilla de prestadores o bien, que aquél no reúna las condiciones técnicas necesarias respecto de lo prescripto por los galenos tratantes, deberá ser brindada por el Instituto en el cual Marcos Czapski fue tratado.


 


5) En cuanto al reintegro solicitado por la actora, corresponde admitirlo, toda vez que la accionada no ha negado el pago realizado por la Sra. Oullian al Instituto “Identidad” (ver recibos de fs. 37/39). 


 


          6) En punto a las costas, corresponde imponerlas a la demandada en virtud del principio objetivo de la derrota (art. 68 del Código Procesal).


 


Por las consideraciones de hecho y derecho expuestas, jurisprudencia citada, y de conformidad con la previsión del art. 163 del Código Procesal, FALLO: 1) Haciendo lugar a la demanda promovida por Marcos Czapski, contra Plan Médico Hospital Alemán. En consecuencia y sin perjuicio de que la accionada esté cumpliendo con la medida cautelar dictada en autos, ordénasele otorgar una cobertura integral (100%) respecto de cualquier tratamiento necesario para que el reclamante trate su adicción, durante el plazo que los médicos así lo indiquen y conforme las necesidades que vaya teniendo a través del tiempo; 2) Condenando a la demandada a pagarle a la Sra. Graciela Inés Oullian la suma de pesos doce mil ($ 12000), ello en el plazo de diez (10) días hábiles; 3)Imponer las costas a la accionada; 4) Regulando los honorarios de la letrada patrocinante de la parte actora, Dra. María Amelia Fulgi, en la suma de pesos un mil quinientos ($ 1500). Los de los letrados apoderados de la demandada Dres. Oscar María Mon Alejandro C. Breta en la suma de pesos seiscientos sesenta y ocho ($ 668) para cada uno (conf. arts. 3, 6, 9, 36 y 47 de la ley 21.839 modificada por la 24.432).


 


El plazo para el pago de los emolumentos precedentemente discernidos, lo determino en diez (10) días hábiles.


 


Regístrese, notifíquese por Secretaria a las partes con copia de esta sentencia, y oportunamenteARCHIVESE


 


 


 


 


 


 PATRICIA BARBADO


 


Jueza federal