Comentario bibliográfico de Patricia Barbado del libro Mobbing. El acoso psicológico en el ámbito laboral de Francisco J. Abajo Olivares



RDLSS 2007-4-374




-Un volumen de 303 ps., Ed. LexisNexis - Depalma, Buenos Aires, mayo de 2006-


Luego de haberse agotado la primera edición publicada hace dos años, la obra del Dr. Abajo Olivares se presenta ampliada en esta entrega manteniendo su estilo ágil y ameno.


Sin duda, la anterior publicación ha constituido un valioso aporte para la difusión del tema del acoso psicológico en el ámbito laboral, fenómeno también llamado "mobbing" que se manifiesta como una de las formas en las que emerge la violencia en el trabajo. Como resultado de las investigaciones realizadas y de las publicaciones como la que motiva este comentario, es posible percibir la violencia psicológica o simbólica que está presente en los comportamientos perversos que se observan en las organizaciones de trabajo y que afectan la salud (integridad psicofísica), el patrimonio de la víctima y de la propia empresa y también a la sociedad en su conjunto.


La necesidad de esta publicación prácticamente no requiere justificación frente a la importancia que ha adquirido el tema, que se erige como uno de los desafíos más acuciantes de la hora actual que debe enfrentar la sociedad. La notable influencia que en nuestro medio ha ejercido el libro del Dr. Abajo Olivares en su instalación en la conciencia social surge de la realidad que se plasma al ver el significativo incremento que experimentó el tratamiento legislativo de la violencia laboral en las jurisdicciones provinciales y con la gran cantidad de proyectos presentados hasta la fecha en el Congreso Nacional y, sobre todo, con la Primera Audiencia Pública sobre la Violencia Laboral, convocada por el Senado Nacional y celebrada el 31/8/2006, en la que se consultó a la ciudadanía el predictamen elaborado por la Comisión de Trabajo y Previsión Social sobre la base de los proyectos ingresados en la Cámara Alta hasta ese entonces.


Este libro, que ha sido el primero dedicado enteramente al tema que se publicó en nuestro país, permite comprender y percibir ese fenómeno insidioso y a menudo oculto -incluso para el que lo sufre- pero que, en definitiva, es una tortura silenciosa y lenta, pero inexorable y que permanecía oculta e invisibilizada por una cultura que sólo nos permitía ver lo tangible.


A lo largo de la exposición, el autor se hace cargo de todos los aspectos alojados en el "mobbing", ninguno de los cuales ha esquivado. Según dice el autor, el problema que no es nuevo: simplemente ahora somos más concientes de él, podemos nombrarlo e identificarlo y, lo que es más importante, ponerle freno.


El término mobbing deriva del vocablo inglés mob cuyo significado en castellano sería el de una multitud excitada que rodea o asedia a alguien (una persona) o a algo (un edificio, un objeto) bien sea de forma amistosa o bien de forma hostil. El sustantivo mob es el gentío, el vulgo, la plebe o "populacho", mientras que el verbo to mob describe la acción de ese gentío de agolparse o atestarse en torno a algo o bien la de asediar o atacar en masa a alguien. El origen de la palabra describe, por tanto, una acción colectiva de un grupo de personas frente a algo o a alguien, y curiosamente no siempre de modo negativo, tal y como ahora está siendo tratada en el ámbito de las condiciones de trabajo. Es precisamente en este ámbito donde el concepto de mobbing o acoso psicológico o "moral" ha sido desarrollado históricamente por diversos científicos y psicólogos, como la situación en la que una persona (o en raras ocasiones un grupo de personas) ejercen una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente y durante un tiempo prolongado sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas abandonen el lugar de trabajo. La gravedad intrínseca del problema, que fuera investigado en forma pionera por el profesor alemán Heinz Leymann, lo llevó a decir que "en las sociedades de nuestro mundo occidental altamente industrializado, el lugar de trabajo constituye el último campo de batalla en el que una persona puede destruir a otra sin ningún riesgo de llegar a ser procesada ante un tribunal".


Planteado en estos términos el tema central del libro, debemos decir que su autor es abogado y mediador y ha tenido y tiene una destacada participación como panelista en jornadas, seminarios y talleres y también como colaborador de los medios de difusión y en la elaboración de proyectos legales como el presentado por los senadores Picheto, Negre de Alonso y Ochoa, el cual es uno de los antecedentes más relevantes en la materia que merece ser tenido en cuenta no obstante que haya perdido estado parlamentario, por cuanto su enfoque abarcativo del problema y el planteamiento de su resolución con medidas sancionatorias y de reparación lo erige en un modelo a seguir.


También el Dr. Abajo Olivares ha llevado adelante la campaña nacional contra el acoso laboral en el ámbito de la Unión de Empleados de la Justicia de la Nación. Fruto de esta importante investigación, que le ha permitido la inmejorable combinación de observador y agente directo, a partir de una visión desarrollada desde distintos ángulos, es su artículo "La venda de Astrea", publicado el año pasado en el número especial sobre mobbing editado por la revista JA 2005-II-905 y que se reproduce íntegramente en esta edición. En este trabajo saca a la luz una realidad injustificadamente silenciada que está presente en la gestión de los recursos humanos del Poder Judicial, tal como lo acreditan los fallos del Jurado de Enjuiciamiento en las causas "Mahjoubian" y "Fariz" que se transcriben en el pertinente.


Asimismo, desarrolla un meritorio análisis que muestra cómo el Poder Judicial se resiste a reconocer el problema. Es evidente que la violencia laboral, a pesar de tener una existencia constatada, todavía genera oposiciones a que se hable de él. Así lo expresa el catedrático español Cristóbal Molina Navarrete, quien agrega que no debería infravalorarse, ni mucho menos olvidarse, el efecto demoledor y destructivo que tiene cualquier modalidad de acoso psicológico sobre la salud del trabajador (síndromes de ansiedad, estrés, depresión), con un efecto multiplicador de las licencias por enfermedad de los que lo padecen.


Aunque mantiene su estructura original y claridad de la anterior edición, una arista convocante de la presente publicación es la de una serie de novedades que contiene, las cuales enriquecen y amplían el enfoque tutelar de la legislación vigente. A modo de breve enumeración, se incorporan las necesarias referencias a los Tratados de Derechos Humanos que forman parte de nuestra Constitución Nacional (LA 1995-A-26) luego de la reforma de 1994, como así también a los principios generales del derecho contenidos en el Código Civil, en especial, el principio de no dañar a otro. El autor profundiza asimismo, el tratamiento de la tutela legal en el marco del derecho laboral sin dejar de pasar revista a las normas del Código Penal en las que los afectados también pueden encontrar protección eficaz.


Abajo Olivares explora con solvencia los matices del mobbing, como proceso destinado a desestabilizar al abusado y que puede llegar a ser tan sutil que hasta impida que su círculo de allegados intervenga. Prosigue con el examen de la tipología (horizontal descendente o bossing y ascendente), de las fases que presenta, de las diferencias entre el fenómeno del mobbing y los otros riesgos psicosociales tales como el estrés laboral, el burn out o síndrome de desgaste profesional y el acoso sexual, sin dejar de referirse a los problemas organizacionales, de dirección y liderazgo.


Luego del estudio de estos segmentos se sumerge en el estudio de las partes implicadas y cuando se refiere a la víctima, dice que en tanto es elegida y seleccionada como tal, no se trata de un conflicto aislado. En lo tocante al acosador, explica que puede ser una persona o grupo de personas y, en cuanto a la acción, explica que consiste, principalmente, en el ejercicio de una violencia psicológica extrema con un objetivo definido: lograr que el abusado, primero, quede aislado de su entorno al impedirle comunicarse para que, finalmente, abandone el trabajo, aunque no necesariamente la empresa, pues a veces puede ocurrir que sea ubicado en otro sector, a pedido del propio interesado. Este objetivo, añade el autor, tiene como resultado graves consecuencias psicológicas para el abusado, las que analiza con particular detenimiento.


Cuando se refiere al proceso precisa que la acción consista, principalmente, en el ejercicio de una violencia psicológica extrema con un objetivo definido: atacar lo más profundo de la persona y, poco a poco, destruirla emocional y psicológicamente. Examina también las consecuencias del mobbing, la utilización del acoso sistemático como método empresarial u organizacional y plantea las posibles estrategias de intervención para sobrevivir a esta forma de violencia. Aquí tiene un rol preponderante la anticipación preventiva, en tanto permite reducir los daños si ya se han producido, o evitarlos si no se han ocasionado todavía, pero también achicar los costos laborales, ya que la violencia, en términos económicos, causa más gastos que los que requiere implementar las estrategias preventivas de intervención. Tal como lo dice la Organización Mundial de la Salud, la violencia es previsible y evitable. La intervención preventiva permite detectarla si se tienen las herramientas adecuadas, pero también percibir su verdadera causa y sus múltiples aristas.


Avanzada la obra, no está ausente el análisis de la problemática en el ámbito de la Administración Pública y el enfoque jurídico del tema tanto en las leyes dictadas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como en las provincias de Buenos Aires, Tucumán, Jujuy, Santa Fe, Entre Ríos y Misiones (actualmente derogada). También el autor da muestras de su solvente labor de investigación cuando se ocupa de la posición de la OIT., el Consejo de Europa y la Unión Europea frente a la cuestión.


El estudio se completa con la incorporación de una esclarecedora reseña de la jurisprudencia española que aborda la temática, a la que se suma en esta edición la recopilación de los fallos dictados por nuestros tribunales y, por último, la lista de la bibliografía consultada que remite a otras fuentes que permitirán profundizar el estudio.


Sin duda, las reflexiones del autor, son reveladoras no sólo su conocimiento de una temática sobre la que todavía no existe una profusa bibliografía en nuestro país, sino de su permanente compromiso con la defensa de las víctimas de este tipo de violencia y están de acuerdo con la responsabilidad social que asume de poner de manifiesto la magnitud del problema. Sus agudas observaciones seguirán aportando la necesaria comprensión de esta forma de maltrato psicológico en el ámbito laboral cuya notable incidencia jurídica y ética es indiscutible.


Esta nueva comprensión de la violencia y sobre todo de la importancia que tienen los comportamientos psicológicos, permitirá atacar las raíces del problema y no sólo sus consecuencias. Y sabiendo que enfrentamos un producto cultural, lo podemos encarar y resolver simplemente reorientando las culturas, pero sin pasar por alto que uno de los instrumentos más eficaces para resolver conflictos son las leyes y que el derecho sólo progresa si se humaniza, esto es, si tiene en cuenta al hombre como eje o centro. Además, en tanto permiten establecer políticas públicas, el Estado debe asumir un rol activo por cuanto no puede permanecer ausente cuando la violencia irrumpe amenazando la salud y la vida de las personas.


En suma, el libro del Dr. Abajo Olivares anticipa, observa y plantea cuestiones que seguirán convocando el interés de los operadores sociales, quienes podrán encontrar en él las soluciones y las estrategias eficaces no sólo para encarar sino para controlar las situaciones de violencia aportando cordura, ética y respeto a los ambientes sociolaborales para la protección de los afectados de las encubiertas insidias de los violentos. Sentando las bases de las renovaciones y planteos que ya habrán de seguir en el estudio de un problema que atraviesa múltiples áreas de la vida de los afectados y que impacta también en la sociedad, esta obra favorecerá los esfuerzos de los interesados en su propósito de lograr una sociedad más justa, más integrada y más solidaria, donde los que trabajen puedan disfrutar de los frutos de su labor y desarrollar a través del trabajo toda su potencialidad creadora, para construir la sociedad decente que Avashai Margalit define como "aquella cuyas instituciones no humillan a las personas sujetas a su autoridad, y cuyos ciudadanos no se humillan unos a otros".